PRENSA‎ > ‎

Ker.CasaAfrica en la red

Talleres cultura africana

posted Jul 9, 2015, 5:33 AM by Ker CasaAfrica

http://musicacossiom.blogspot.com.es/2013/03/talleres-cultura-africana.html



domingo, 24 de marzo de 2013



El pasado 13 de marzo, nuestra escuela fue un ejemplo de participación y expresión.

Distribuida toda la Primaria en grupos, estos fueron los tres talleres que desde Casa Africa en Aldaia trasladamos a nuestro Centro.


Taller de danza en nuestro peculiar pabellón deportivo.
Jan estuvo con nosotros.

 


Video resumen
https://vimeo.com/62535409



Taller de cultura africana en la sala de audiovisuales.
Con Faty viajamos a otro lugar.





Video resumen
https://vimeo.com/62535410


Y finalmente el taller de percusión, en el aula de música.
Bumba fue un gran ejemplo.






Video resumen
https://vimeo.com/62534901














Toda una experiencia para repetir.
Gracias Jan(Juan Carlos), Bumba y Faty.
Casa África mereció la pena.
Así lo reflejan algunos alumnos y alumnas de tercer nivel:


"Ha sido la primera vez que no he tenido vergüenza. Me sentí tan emocionada que me he dado cuenta que no hay que avergonzarse por nada". Anónimo
"He aprendido cómo es el djembé y más cosas sobre él.
Gracias por todo a los tres". Set
"Juan Carlos, bailas muy bien. Con el cuento he aprendido que no se debe robar, que no se debe maltratar a los compañeros. Gracias". Jaime
"De tanto tocar, me llegaron a doler las palmas de las manos" Zhinela.
"Todo me ha encantado, bailar, escuchar a Faty, y tocar ese instrumento
tan chulo". Juani.

ROSTROS DE UN SUEÑO AFRICANO - 22/10/2006 diario ABC

posted Oct 2, 2012, 2:54 PM by Ker CasaAfrica   [ updated Oct 2, 2012, 3:20 PM ]

TEXTO: MARTA MOREIRA FOTOS: ROBER SOLSONA, MIGUEL MUÑIZ

VALENCIA. Un inmigrante debería ser como un Baobab, con sus raíces (culturales) bien hundidas en la tierra y sus ramas muy extendidas (hacia la civilización de acogida). Esta reflexión alegórica, atribuida al ex presidente guineano Leopold Sedar Senghor, es compartida por muchos extranjeros que han logrado superar las tribulaciones del éxodo para hacerse un hueco profesional y social en España. Dos de ellos han compartido con ABC su historia.

El caso de Faty Dembel se cuenta entre los que han convertido su estancia en otro país en una oportunidad para progresar y aportar a la sociedad de acogida los rasgos positivos de su propia cultura. La soltura lingüística de este senegalés -que ya incluso chapurrea el valenciano-, así como su lucidez para reflexionar acerca de la situación actual de la inmigración es en sí misma una lección de superación de las que nunca ocupan los telediarios.
«Empezar de cero»
Faty llegó a España hace diez años como muchos otros jóvenes senegaleses, tocando la percusión en un grupo de música. Cuando su visado expiró a las tres semanas, «empezar de cero» era un reto al que quiso tomar el pulso. Pero como ocurre a los que llegan a las costas canarias en cayuco, pisar tierra firme es sólo el principio de una aventura para la que no les habían preparado, la de no contar con techo, trabajo ni comida. Sobre todo no tener papeles, que es lo mismo que carecer de identidad.
«Según la televisión, parece que todo el mundo en Senegal quiere venir a España, cuando no es así -aclara Faty, algo dolido-. Tampoco es verdad que la gente se muera de hambre en toda África». Lo cierto es que las motivaciones para lanzarse al mar suelen ser no encontrar trabajo cualificado y sacar provecho del cambio de divisas (un euro se multiplica en Senegal por 6,50). Pero en este drama que siembra de cadáveres los fondos marinos, obra sobre todo la falta de información, «a los que vienen nadie les dice que sin papeles no trabajas», asegura.

Su segunda decisión fue apuntarse a clases de español dos horas al día en la Cruz Roja, «porque sabía que era imprescindible».
El obstáculo del idioma le impedía conseguir trabajo y poder procurarse lo más mínimo, de modo que fue acogido por Cáritas, donde le ayudaron a conseguir sus papeles, año y medio después, gracias a un trabajo de empleado del hogar.
Su actitud despierta le llevó a encargarse posteriormente de la coordinación de las actividades culturales de la Asociación Ateneo Ruzafa de Valencia, donde adquirió experiencia para emprender, siete años después, una aventura empresarial en solitario.Fue ése el germen de «Casa África», la academia de danza, percusión, clases de gastronomía, charlas... que ahora gestiona y dirige. Situado en Aldaia, Casa África es un pulcro edificio de cuatro plantas con una plantilla de profesores a su cargo. «Fue un proyecto muy madurado. Tenía dos alternativas, o trabajar en una fábrica, donde sería uno más, o seguir con lo que me gustaba, tener la posibilidad de vivir mejor y divulgar mi cultura. Puede que tecnológicamente Senegal esté más desfasado que España, pero culturalmente podemos hablarnos de tú».

En el extremo opuesto de España encontramos a Víctor Omgba, cuyo perfil se desmarca de los estereotipos asociados al inmigrante africano. Este camerunés de 39 años llegó a España como lo hacen la mayoría de los inmigrantes, por avión. Y como tantos otros, cuenta con una formación universitaria -es abogado- y domina varios idiomas. «En mi país, como en muchos otros africanos, no hay salida cuando acabas la universidad. Allí el trabajo no depende del mérito sino del clanismo, así que muchos emigramos por no esperar 16 años a que tenga el poder un presidente de tu etnia».
Buscó una beca en España, la patria de Lorca, Baroja y Ramón Cabanillas, a los que admiraba por su rebeldía. Una de sus razones fue que «me di cuenta de que estábamos muy atrasados. En derecho todavía estudiábamos el Código Napoleónico de 1800». Al llegar a España la supuesta beca no existía, y sin ella no podía obtener ni visado ni papeles para trabajar. Comenzaron entonces momentos «muy difíciles» que cinco años después se tornaron asfixiantes cuando la Policía le emitió un expediente de expulsión.

Síndrome de Ulises
La depresión del inmigrante, mezcla de soledad, desesperación y estrés (en muchos casos por la responsabilidad económica que adquieren con sus familias), se soslaya a menudo, a pesar de ser generalizada y tener un nombre específico: Síndrome de Ulises. «Fueron cuatro años de vida calamitosa -cuenta Víctor con apreciable acento gallego-. Acabas deambulando por ahí, pero al final, con perseverancia y un poco de suerte, encuentras luz, y puedes llegar a integrarte».
Tras escribir un libro con su historia, que fue publicado por la Editorial Galaxia, su golpe de suerte llegó cuando el director de un periódico gallego le contrató como redactor en la sección local. Omgba reconoce que el bagaje intelectual facilita la integración notablemente, aunque considera que a España todavía le interesa absorber mucha inmigración de todo tipo. «Estoy convencido de que en un plazo de diez años no habrá un sólo barrendero español, como en Francia».

*18/05/2012 - CONCIERTO DE Entreculturas

posted Oct 1, 2012, 4:34 AM by Ker CasaAfrica   [ updated Oct 2, 2012, 3:15 PM ]

Levante-EMV.com » Solidarios

Entreculturas organiza un concierto para los refugiados de Zimbabue 

El recital, que se celebrará el próximo 18 de mayo, contará con la actuación del coro góspel Arise African Women
LEVANTE-EMV VALENCIA Entreculturas ofrecerá el próximo 18 de mayo, a las 19.30 horas, el quinto concierto a beneficio del proyecto para los refugiados de Zimbabue y en el que actuará el Coro Gospel Arise African Women de Villa Teresita, una comunidad de mujeres consagradas seguidoras de Jesús de Nazaret que ayudan a mujeres en riesgo de exclusión social. Juntoa otros voluntarios crean redes de apoyo y amistad. El coro está formado por mujeres africanas de Villa Teresita bajo la dirección de Quique Aleixos y la percusión de Dembel Faty.
La delegación de Entreculturas de Valencia colabora con el Servicio Jesuita a Refugiados que lleva más de 16 años trabajando en el campo de refugiados de Tongogara y en Harare. El trabajo que se realiza es muy diverso, desde educación básica, hasta servicios de salud para la población más vulnerable, defensa de sus derechos, y formación profesional y promoción de actividades generadoras de ingresos.

*12/06/2012 - SEGUNDO FESTIVAL BENÉFICO "Menuts del Món" + Canal 9 noticias

posted Oct 1, 2012, 4:22 AM by Ker CasaAfrica   [ updated Oct 2, 2012, 3:17 PM ]

NOTICIAS - Solidarios
HEMEROTECA »Levante-EMV.com » Solidarios
Menuts del Món organiza un festival para financiar una escuela en Burkina Faso 
El acto se celebrará el 15 de junio en Alboraia y contará con la participación de artistas y músicos africanos 

LEVANTE-EMV VALENCIA La ONGD valenciana Menuts del Món organiza el próximo 15 de junio, a las 20 horas, en el teatro Agrícola de Alboraia, el segundo festival benéfico de música africana. El acto, que cuenta con la colaboración del centro cultural Casa África, pretende acercar la cultura y el arte africanos, así como recoger fondos para la construcción de una escuela en Pinré, un pequeño pueblo de Burkina Faso.
El espectáculo contará con las actuaciones de Faty Dembel, músico tradicional africano de reconocido prestigio, y el grupo de percusionistas Ker-CasaÁfrica. Tambores y djembes africanos, danza folklórica o hip-hop son algunos de los números que se podrán ver en este festival. La recaudación —las entradas cuestan 5 euros— se destinará íntegramente al Proyecto Pinré de Menuts del Món.

Proyecto Pinré
La población de Pinrées eminentemente campesina y la gran mayoría analfabeta. En este contexto, la escuela que pretende financiar la ONGD Menuts del Món, representa toda una oportunidad de progreso para los niños de la población. La escuela permite obtener el certificado de estudios primarios y está compuesta por tres clases de dos niveles cada una. Cuenta en la actualidad con unos 250 niños escolarizados. Los medios son escasísimos, los bancos están rotos y no tienen luz eléctrica. Apenas

ALBORAYA SE MUEVE AL RITMO DE BURKINA FASO

posted Oct 1, 2012, 4:16 AM by Ker CasaAfrica   [ updated Oct 1, 2012, 4:20 AM ]

El festival de música africana organizado por la ONGD Menuts del Món junto con el centro cultural Casa África de Aldaia, ha sido todo un éxito en Alboraia.

Más de 200 asistentes, mayores y pequeños, y más de 1.100 euros recaudados han demostrado una vez más que, pese a los tiempos de crisis que corren, siempre hay gente que aporta su granito de arena, haciendo grandes cosas con pequeños gestos.

Después de un año de taller de percusión africana, acompañado de bailes, danzas étnicas y diferentes estilos musicales, los alumnos del centro cultural Casa África han hecho posible este festival benéfico cargado de diversión y entretenimiento.

Con esta fórmula divertida y solidaria, Menuts del Món podrá hacer realidad un proyecto más, el de ampliar y mejorar las instalaciones de la escuela de primaria en Pinré, un pequeño pueblo de Burkina Faso.

noticia extraída de: http://www.menutsdelmon.org/index.php?option=com_zoo&task=item&item_id=1034&category_id=34&Itemid=138&lang=es

“El Djembé se trata de un instrumento muy sociable y pluralista”

posted Oct 1, 2012, 4:13 AM by Ker CasaAfrica   [ updated Oct 1, 2012, 4:14 AM ]

Posted in Ultimas noticias

“El Djembé se trata de un  instrumento muy sociable y pluralista”Al ritmo de la música, como alternativa para colaborar en tiempos difíciles en los que ONGs como Menuts del Món, baila más que nunca.

Un, dos, tres, otra vez! Un, dos, tres otra vez! Un, dos, tres, otra vez! Así es como Faty un africano de Senegal dirige un taller de percusión africana para financiar una escuela en el pueblo Pinré- Burkina Faso
.
Debido la crisis económica que estamos viviendo en la actualidad, muchas ONGs se ven obligadas a abandonar sus proyectos por falta de financiación ya sea, por parte de las Instituciones, de sus socios o incluso de gente voluntaria. Ante esta situación: "acción-reacción" y estas son dos de las premisas que la ONG Menuts del Món tiene muy presentes. Para ello la mejor manera de poder financiar sus proyectos es proponer ideas creativas y originales e ir reinventándose día a día.Su última propuesta destinada al Proyecto de desarrollo del pueblo Pinré. – Burkina Faso en África, se trata de un taller de percusión para aprender a tocar el tambor africano, el Djembé.

Menuts del Món en colaboración con Casa África de Aldaia, ha organizado esta actividad intercultural en Alboraia con el objetivo de conseguir fondos para construir una escuela, además de dar a conocer expresiones artísticas de la cultura africana fomentando la interculturalidad y la cooperación al desarrollo.

El taller consiste en aprender a tocar el Djembé, un tipo de tambor caracterizado por su gran sonido y expresión. Se trata del tambor originario de África occidental, existen distintas formas y tamaños y sólo se puede tocar con las manos, ya que según la posición de las palmas de las manos y de los dedos se sacan diferentes notas y diversos ritmos con diferentes grados de dificultad. La técnica empleada en el taller es sencilla, el profesor indica una pauta sonora repitiéndola una y otra vez junto con los alumnos y añadiendo poco a poco distintos grados de dificultad. De esta manera, el alumno aprenderá mediante los sentidos como son: la vista, el oído y el tacto, potenciando además la capacidad de concentración, coordinación e incluso fomentando la improvisación y las relaciones sociales ya que, según Faty profesor del taller: "el Djembé se trata de un instrumento muy sociable y pluralista".

Pero además lo que se transmite en este tipo de taller no es simplemente música, la interculturalidad es algo muy presente, el conocimiento de los rasgos de una persona africana, el arte y la situación actual en la que se encuentra África son otras de las cosas que este tipo de iniciativa ofrece para acercarnos un poco más a la realidad que se vive en estos países.

"La música sirve de puente para romper los estereotipos, acercar a la gente y con el respeto mutuo que nos podamos conocer. Nosotros la utilizamos como método para llegar a la gente", afirma Faty.

Y así como la música en la cultura africana se utiliza para llegar a la gente y transmitir alegría, Menuts del Món a dónde quiere llegar con este proyecto es a Pinré, un pueblo de la comuna rural de Méguet, situado al este del pais a 110 km de la capital, Ouagadougou. La población asciende a unos 10 000 habitantes, repartidos en 8 barrios. Las casas pasan de padres a hijos y están construidas a base de arcilla, barro y excrementos de animales. Los campos donde en epóca de lluvias cultivan mijo, son lo que sirve de separación entre unas y otras. Esto hace que el pueblo se extienda en más de 5 km y no se pueda tener una vision global.

Un 95 % de la población es campesina, sus recursos son extremadamente limitados ya que lo que cultivan en unos meses es para subsistir durante todo el año. Se cocina una vez al día, y por la noche se comen tan solo los restos. De manera que la mayoría de las familias subsisten con menos de 1 euro al día.

La gran mayoría de la población adulta es analfabeta (la escuela llego al pueblo hace menos de 20 anos) y solo habla el idioma local « el moore ». La religión más practicada es el anemismo.

Y centrándonos en el área de la educación, la escuela está compuesta por tres clases de dos niveles cada una. Permite obtener el certificado de estudios primarios. En la actualidad cuenta con unos 250 niños escolarizados. Los medios son escasos, los bancos están rotos y los niños se sientan a 4 en un banco. Apenas tienen cuadernos y los libros son inexistentes.

El porcentaje de fracaso escolar es elevado, les faltan libros y medios para estudiar. Además el pueblo no está electrificado, no hay luz, con lo cual cuando el sol se pone (entre 18h00 y 19h00). Y el francés (lengua oficial en el país y lengua de la escuela) es una lengua extranjera para ellos puesto que no la hablan en sus casas, porque sus padres no la conocen.

Por todo esto, es necesario un plan de desarrollo en el área de educación para garantizar un futuro próspero para todos los habitantes de esta población y así poder: mejorar las condiciones de acogida en la escuela, abastecer en material escolar y libros a la escuela para poder crear también una biblioteca, facilitar el acceso a la lengua francesa y ofrecer un espacio en condiciones óptimas y con luz para poder estudiar.

Para hacer posible este proyecto en tiempos difíciles, es necesario contar con ideas y propuestas como es el taller de percusión africana que ofrece Menuts del Món y Casa África de Aldaia, destinando un pequeño porcentaje del coste de la matricula para colaborar con este tipo de proyectos.

Asistentes al taller como es Rafa opinan que sí que ante tiempos de crisis estas ideas sí que son favorables ya que: "Al mismo tiempo que te distraes y aprendes música y que te lo pasas bien es muy bonito saber que con tu ayuda, estás ayudando a una ONG en este caso Menuts del Món".

Además los motivos para participar en este tipo de actividades además de colaborar con otros pueblos también pueden ser diversos, como nos cuenta Emilio otro alumno del taller "que tenía un Djembé que me habían regalado y que no había aprendido a utilizarlo, también me apetecía conocer a gente interesante" o como dice Carles, que él se apunto "para saber cosas de África, aparte de música y ayudar a otros niños como él".

De manera que, propuestas como la de Menuts del Món a día de hoy destinadas a todo aquel que quiera aportar su granito de arena, conocer gente sin límite de edad, con amigos en familia, "sí que son efectivas porque permiten que la gente aprenda con nosotros y nosotros también podemos sacar algo que beneficia a la sociedad y por muy poco que estés siempre hay gente necesitada que hay que apoyar de la forma en que podamos", según Faty profesor del taller.

Así que la crisis no sirve de escusa para solidarizarse y como bien dice Faty en sus clases, " ¡ se acabó el freno! " y a colaborar, porque cualquier ayuda es buena.
 

1-6 of 6